Un smartphone es una máquina sofisticada, posiblemente la herramienta tecnológica más avanzada que usamos a diario, con permiso del coche.

Pero no deja de ser una máquina, lo que significa que puedes llevar a cabo a una puesta a punto con una serie de trucos rápidos que dejarán tu móvil como nuevo. Y lo mejor de todo es que podemos hacerlo nosotros mismos, sin necesidad de llevarlo al taller…

Al contrario que otros dispositivos, en donde solo puedes manipular su estructura física, en un smartphone podemos actuar sobre dos elementos: el hardware y el software. Combinando optimización, limpieza y ajustes en ambos apartados, podemos acelerar el rendimiento de un móvil viejo, hasta dejarlo como nuevo.

Por un lado vamos a actuar sobre el sistema operativo, optimizando su rendimiento para que funcione más rápido y acceda a las apps de forma óptima.

También realizaremos una limpieza que nos permitirá eliminar los archivos temporales o anticuados que ya no sirven, y liberar espacio.

Aplicaremos unos trucos rápidos para optimizar la recarga de la batería, y realizaremos unos ajustes en el hardware para rejuvenecerlo.

No es complicado y los resultados merecen la pena, realmente notarás la mejora en el rendimiento con estos trucos rápidos que dejarán tu móvil como nuevo.

Uno de los elementos que más influye en el rendimiento de un dispositivo informático, es el sistema operativo.

Hoy los móviles están pensados para actualizar y ajustar el sistema automáticamente, pero esos ajustes no siempre son óptimos, y acaban perdiendo eficacia con los años de uso de un móvil.

Por suerte, podemos hacer unas cuantas cosas para aplicar unos trucos rápidos al sistema operativoque dejarán tu móvil como nuevo.

Fondo de pantalla estático y oscuro

Si tienes un fondo de pantalla animado o muy claro, consumirá recursos y batería. Entra en AjustesPantalla, y selecciona un fondo estático (sin animación), preferentemente con colores oscuros, que consumen menos batería que un fondo blanco.

Desactiva animaciones y efectos

El sistema operativo suele usar animaciones y efectos que con el paso del tiempo acaban siendo una carga.

Para desactivar animaciones en Android tienes que activar las Opciones de desarrollo. Entra en en Ajustes, ve a Información del teléfono o Acerca del teléfono, y toca siete veces sobre Número de Compilación. Un mensaje te dirá que están activadas las Opciones de Desarrollo. Búscalas en Ajustes, y aquí podrás desactivar animaciones y transiciones.

En iOS puedes hacerlo a través de Ajustes y Accesibilidad.

Trucos rápidos que dejarán tu móvil como nuevo

Desinstala widgets

Muchas apps instalan widgets de forma automática, o quizá hemos instalado alguno nosotros.

Conviene desinstalar todos los widgets que puedas, porque consumen recursos y a veces se conectan a Internet continuamente para actualizarse. Ve a la pantalla de widgets en tu móvil y desinstálalos, o entra en la configuración de las apps que los usas, y quítalos de ahí.

Instala un antivirus

El malware y el software espía tienen buena parte de la culpa de que tu móvil no funcione como el primer día. Consumen recursos para ocultarse, y para trabajarInstala un antivirus para eliminar este lastre.

Deshabilita procesos del sistema

Con cada actualización del sistema operativo se añaden nuevas características que funcionan en segundo plano, consumiendo recursos. Muchas no las necesitas, así que conviene desactivarlas.

Ve a AjustesOpciones de Desarrollo, baja hasta Aplicaciones, y toca en Limite de procesos en segundo plano. Puedes limitar a 2 o 3 como máximo.

Empieza de cero

El truco rápido que dejarán tu móvil como nuevo más rádical, consiste en volver al punto de partida, reseteando el móvil. Pero primero haz una copia de seguridad de todos los datos.

En Android ve a AjustesCopia de seguridad y restauración, y Restablecer datos de fábrica.

En iOS ve a AjustesGeneral, baja hasta abajo y toca en Restablecer. Toca en Borrar contenidos y ajustes.